Se cumplen 24 años del descubrimiento de Homo antecessor en Atapuerca

El 8 de julio de 1994, hoy exactamente hace 24 años, aparecieron los primeros restos humanos en el yacimiento de la Gran Dolina de Atapuerca. Lo que no pudieron imaginarse los investigadores descubridores del hallazgo, es que los caracteres morfológicos de este hominino extinto eran diferentes a otras especies conocidas encontradas en Europa. Se observó un conjunto de rasgos muy primitivos en el aparato dental, estableciéndose una relación entre éstos y los homininos africanos del Pleistoceno Inferior. Sin embargo, también había similitudes entre su anatomía subnasal y la del Homo sapiens, lo que sugiere una modernización de la cara en vías de parecerse a la nuestra.

Esta nueva especie fue bautizada con el nombre de Homo antecessor (que significa ‘explorador’, ‘el que va delante’, al ser la primera especie en colonizar el continente europeo) y considerada la especie de hominino más antigua de Europa con 900.000 años de edad. En el interior del yacimiento se hallaron unos 86 fragmentos de cráneos y mandíbulas de seis individuos. El lugar también contenía hasta 200 herramientas de piedra y 300 huesos de animales. Estos restos fueron encontrados en el nivel 6 (TD6) de la Gran Dolina y entre los mejores conservados aparecen un maxilar superior y un hueso frontal de un niño que murió a la edad de 10-11 años.
Es probable que Homo antecessor sea ancestro de la línea Homo heidelbergensis y Homo neanderthalensis. Otros investigadores lo consideran una variedad de Homo erectus/Homo ergaster. Poseía unas características corporales muy similares a las nuestras, con un mayor volumen corporal pero una capacidad craneal y cerebro menor.

Varias decenas de fósiles humanos aparecen fragmentados y con impactos de percusión y marcas de corte producidas por útiles líticos que se utilizaban para descarnar cadáveres, lo que evidencia el acto de canibalismo más antiguo documentado hasta el momento. Estos restos se hallaron mezclados con los de otros animales también consumidos por humanos, apunta, por consiguiente, que recibieron el mismo trato, es decir, un caso de canibalismo con fines puramente nutritivos.
Han pasado 24 años y todavía este importante yacimiento sigue dando mucho que hablar; gracias a la utilización de una metodología puntera y los esfuerzos dedicados por los investigadores más avezados y comprometidos, seguimos recibiendo nuevos datos acerca de esta especie única que se ha convertido en uno de los estandartes de Atapuerca.

Resultado de imagen de homo antecessor ilustracion
Imagen: Kennis & Kennis