1 septiembre, 2016

Hacer fuego

SONY DSC

SONY DSC

Se cree que los primeros en hacer fuego fueron los neardanthales, hace ya 300.000 años. Dejar de transportar la llama robada al fuego provocado por un rayo en la vegetación seca, y aprender a generar un ascua frotando dos palos de maderas blandas, hasta que el serrín que humea alcanza los 400 grados de temperatura y se transforma en ascua capaz de prender una boñiga seca de caballo o un hongo yesquero, fue un descubrimiento vital para la evolución de la especie humana.

En la ruta de Paleolítico Vivo en Atapuerca (Burgos) por la reserva de grandes herbívoros salvajes de la prehistoria –uros, bisontes y tarpanes– te enseñamos la magia de hacer fuego, así como a disparar las azagallas y las flechas para hacerse con la carne y a tallar piedras de silex para hacer las herramientas con qué cortarla.

Guardar

Guardar