Un pie fósil de un Australopithecus afarensis infantil desafía la exclusividad bípeda de esta especie

Una nueva investigación publicada en ‘Science Advances’ aporta nuevos datos del esqueleto fósil de una hembra de Australopithecus afarensis de alrededor de 3 años de edad cuando murió.
Este esqueleto parcial fue descubierto en 2002 en Dikika (Etiopía), con un antigüedad de 3,332 millones de años, presentando varias de las partes encerradas en sedimentos y con algunas dificultades para extraerlas.
Tras el estudio previo en 2006 de algunos de los elementos del esqueleto, la estructura del pie parcial, conocido como DIK-1-1f, arroja nuevos indicios sobre el carácter bípedo de esta especie, al exhibir rasgos simiescos que demuestran la capacidad y agilidad para trepar en los árboles.

Jeremy DeSilva, autor principal del estudio y profesor asociado de Antropología en ‘Dartmouth College’, afirma que por primera vez, tenemos una ventana increíble de cómo era caminar para un niño de 2 años y medio, hace más de 3 millones de años, resaltando además que es el pie más completo de un joven antiguo jamás descubierto.

DeSilva y su equipo descubrieron que la niña afarensis poseía las condiciones necesarias para caminar sobre dos piernas como en otros adultos, pero también conservaba una convexidad del cuneiforme medial, un hueso fundamental para el movimiento de la articulación apto para la escalada, es decir, una evidencia de mayor movilidad del dedo del pie.
Este rasgo ofrece nuevos conocimientos sobre la evolución de la bipedestación, que gracias al estudio de la anatomía del pie fósil, el equipo de investigación ha tratado de reconstruir la vida de nuestros antepasados hace 3 millones de años, hallazgos que ayudan a comprender mejor la adaptación dietética y ecológica de estas especies y su evolución.

Imagen: Jeremy DeSilva & Cody Prang