4th July 2016

Migration

migrationEl  sur de Europa está a 17 km de distancia de África. Hay personas menos resistentes que los antepasados paleolíticos, que cruzan en patera ese canal que une los dos continentes. Incluso algún atleta lo hizo nadando. El trasiego de seres humanos de África a Europa se remonta a decenas de miles de años. Más antiguo aún es el paso de aves, mamíferos marinos, peces e insectos por el Estrecho de Gibraltar.

Otros movimientos migratorios que han marcado profundamente la historia de España fueron los de los herbívoros que migraban en abril, cuando secaban los pastos de invierno de la España mediterranea del Sur, a los de verano del Norte, con vuelta en otoño, huyendo del hielo y de la nieve. De ese trasiego milenario de  herbívoros, salvajes primero y domesticados después, aún quedan 125.000 km de vías pecuarias, cañadas, veredas y cordeles en España, que suman medio millón de hectáreas, el 1% de la superficie del país.

A saber el origen del camino de peregrinación a Santiago de Compostela, en Galicia. Tal vez los pintores de Chauvet y Lascaux fueron los mismos de Altamira y Candamo, que hacían ese camino siguiendo a los herbívoros que huirían de los rigores del invierno en el sur de Francia de hace 17.000 años, cuando la Europa helada llegaba a París, buscando los dulces pastos vascos, cántabros, astures y gallegos, como  señalan respecto a la sierra de La Demanda los campamentos paleolíticos invernales  de Côa, en Portugal y Siega Verde en Salamanca, a la altura ambos de donde el río Duero cruza el punto que une ambos países..

También incluimos en nuestras páginas esa otra Gran Migración, la única que aún queda, la del Serengeti, donde sobreviven aún mil hombres cazadores rcolectores paleolíticos, los bosquimanos hadzabé, con los que el editor de estas páginas tiene sellado, tras vivir un año con ellos, un compromiso personal para evitar su extinción

De todos esos movimientos de seres vivos informa WILD SPAIN.

 

Guardar