El secreto de la expansión del oso cantábrico

Roberto Hartasánchez inspecciona una cámara automática del centenar que FAPAS ha instalado en la cordillera Cantábrica. Esta, la ha colocado en un valle entre Teverga y Somiedo.

Andando por el camino que sube la pendiente encuentra un excremento de oso repleto de hayucos. La cámara le ha registrado el día, la hora y el estado del gran macho que pasó por allí. También le da datos de muchas otras especies.

Con una inversión de 3.000 euros FAPAS adquiririó –como ha hecho en los últimos 30 años en otros 40 valles y puertos del Cantábrico– diferentes enclaves de ese paso de montaña. Son tres pequeños prados y un establo aún no engullidos por el bosque tras ser abandonados al fallecer, o emigrar a la ciudad, los vecinos del pueblo.

FAPAS mete caballos y asnos que evitan la matorralización y los mantiene abiertos por siega a diente y pisoteo. Cuando mueren de viejos alimentan al oso y a otra fauna carroñera. Planta árboles que den frutos al oso, urogallos y demás fauna. Coloca colmenas que los polinicen y aumenten su fructificación. Finalmente instala cámaras automáticas y evalua el estado de los grandes animales salvajes.

Hace decada que no había citas de oso en ese valle. El furtivismo se llevaba por delante la vida salvaje. La presencia regular de los miembros del FAPAS bastó para que ahora las cámaras de fototrampeo registren la presencia de oso y lobo.

Bajo un impresionante tejo que preside el centro de la única aldea del valle, dos ancianos de los ya pocos que residen permanentemente en el pueblo están alarmados porque “el oso ha vuelto”. Entró en su colmenar causando destrozos. Así se lo comunican al “nuevo vecino”. Roberto habla con ellos y se acerca a ver cómo tinen el cierre del colmenar. Recomienda a la anciana que le diga al hijo que colocó las colmenas y visita al pueblo los fines de semana, que coloque una alambrada adicional por detrás de los cables del pastor eléctrico en la zona por donde podría entrar el oso. Eso le parará.

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Deja un comentario